viernes, 5 de mayo de 2017

'Futurology' de Manic Street Preachers:

Si tuviera que hablar de una banda que me quita el sentío cada vez que sale a la palestra no dudaría ni un segundo en empezar a charlar un rato largo sobre los Manic Street Preachers. Son varios los puntos a tener en cuenta sobre estos artistas que hacen que siempre que suenan me recorran cositas buenas por el cuerpo. Empecemos: el sonido que tienen me mola (desde aquél Anarco-Punk-Glam de sus primeros compases hasta el Pop-Rock maduro y con poso de sus últimas entregas creo que han ido conformando unas señas de identidad lo suficientemente importantes para hacerles únicos); su actitud ante la industria musical me mola (son feos y lo saben, no llevan peinados a la última, no se dedican a promover featurings chungos y siempre vestirán como tu vecino el del quinto -excepto Nicky, que es que estamos hablando de un tío muy rebelrebel-); y finalmente, su actitud sobre el escenario me mola hasta decir basta (ese concepto de trío fiel al cuarteto, el arroparse por las amistades musicales más selectas, el intentar darle algo de intelecto a esto del business, el cómo elevan los estribillos a la epicidad más absoluta, la bandera de Gales eternamente ondeando sobre el equipo de sonido...) ¡Me dirán que no!.

La aparición de este 'Futurology' (Columbia 2014) me pilló en su día como últimamente parece pillarle todo a Cristiano Ronaldo: un poco en fuera de juego. Recuerdo que aún me encontraba disfrutando del soberbio 'Rewind The Film' (Columbia 2013) cuando en las tiendas del ramo ya lucía este último trabajo de los de Blackwood. Lo cierto es que no me volví un ansias y no me lo compré. Decidí saborear el 'Rewind The Film' a poquitos, sorbo a sorbo. Darle su merecido lugar y tiempo. Disfruté de lo lindo de todas y cada una de las piezas que componían ese precioso álbum: "4 Lonely Roads", "(I Miss The) Tokyo Skyline", "Anthem For A Lost Cause"...

 Y aquí nos vemos, unos añitos después, para descorchar por fin este 'Futurology' de los Manics. Tras atender a los trece cortes del LP me encuentro en las mismas:  agustito. Si bien es cierto que este último trabajo deja de lado casi por completo aquel sentido Folk acústico y esas reminiscencias de la tierra que servían como líneas maestras del anterior disco para adentrarse en espacios sonoros electrónicos más avanzados y bailables, el regustillo final que queda en el paladar es de cinco estrellas. Las mismas viejas emociones de siempre recubiertas esta vez de un halo marcial, frío y mecánico que sobrevuela en la obra y que impone respeto... Así es como se podrían definir temazos como "Let´s Go To War", "Europa Geht Durch Mich" (espectacular la colaboración de la Astrid de Homeland) o "Missguided Missile". Sin olvidarnos por supuesto de la canción que da nombre al disco, del sencillo incial "Walk Me To The Bridge" o de ese pequeño dejavu titulado "The View From Stow Hill". ¿Queda algo más por decir?


The Manics Forever!

1 comentario:

  1. Muy interesante el post. Vi el vídeo ya que la banda no la conocía y me gustó.

    ResponderEliminar

Siempre son bien recibidas las opiniones. Por favor, emplea el buen gusto, el respeto y el sentido del humor: