jueves, 24 de mayo de 2012

Colosales los Motorpsycho... El concierto de Madrid - 23 mayo - 2012:

Ayer mismo tuve la oportunidad de volver a asistir a una de las mayores celebraciones y odas al ruido (por favor entiéndaseme bien el concepto como sinónimo de vida) que uno pueda tener la suerte de presenciar: ¡Un concierto de Motorpsycho!


Y afortunadamente, por lo que parece, son bastantes las personas que también saben de lo que son capaces nuestros noruegos favoritos… Así que aunque todo en un principio pareciera ir en contra: era miércoles, día entre semana, se abrían las puertas prontísimo a unas horas que no deberían (a las 7:30 de la tarde), y la crisis económica haga que nuestros bolsillos estén bastante menguados, la gente no se quiso perder el conciertazo.

Llegamos prontísimo a la Sala Arena, con mucho tiempo de sobra. Nunca aprendo, pero lo cierto es que se agradecía ya que el tiempo primaveral y el ambiente en Madrid hacían que la tarde fuera inmejorable…

Ya dentro de la sala me reencontré de nuevo con Juan Carlos, el compi de la UAH con el que coincidí por vez primera en el concierto que Motorpsycho hizo el año pasado y con Nano Cañamares, que es un tío la mar de simpático y además polifacético: es el gran baterista de Moongardening Inc (banda que no nos cansaremos nunca de escuchar, de ver en directo siempre que podamos y de recomendar a todo el mundo) y también uno de los promotores del concierto.


Los encargados de abrir la tarde fueron los chicos de El Páramo, un cuarteto madrileño que lleva ya unos cuantos años juntos y que se emplean con saña en esto del Stoner de corte clásico e instrumental. 
Me gustó muchísimo el planteamiento musical de esta gente, porque además de toda esa retahíla de atributos que se consideran propios del género como la contundencia, la aridez, el ir a piñón y tal, resulta que los músicos de El Páramo poseen tal dominio sobre sus instrumentos que son capaces de dar rienda suelta a ese espacio de libertad sonora tan necesario y valorado que hizo que servidor pudiera cerrar los ojos y dejarse llevar tranquilamente por entre los largos pasajes de sus temas.

El Páramo terminó su tarea y yo regresé de nuevo a tierra. Cambio de instrumentos, últimas pruebas de sonido… Hicimos un descanso y fuimos hacia la barra a por algo de beber pues sabíamos que en cuanto los de Motorpsycho cogieran sus cacharros y empezaran el show íbamos a necesitar algo con lo que hidratarnos… 
Charlamos un poco de música y me apunté la recomendación que me hizo Juan Carlos de The Cult, una banda de la que me han hablado muy bien pero que todavía no he llegado a conocer y poco después nos acercamos al escenario pues empezaba lo bueno:


Los de Trondheim iniciaban en Madrid su gira española para presentar su último y grandioso trabajo titulado ‘The Death Defying Unicorn’. Un álbum doble que ya desde las primeras escuchas califiqué como el ‘Escalator Over The Hill de los noruegos’, haciendo referencia a la obra de Carla Bley, y es que la amplitud de miras y la capacidad creativa de estos tipos no conoce límites, yendo siempre un paso más allá… No se puede describir como Rock, Progresivo, Stoner, Jazz o Clásica… Es simplemente MÚSICA.



Para esta escala en España los de Motorpsycho (o por lo menos en su parada en Madrid) no pudieron contar con la presencia y colaboración del teclista Ståle Storløkken, invitado y pieza clave para el desarrollo de 'The Death Defying Unicorn' debido a problemas de fechas, así que lo que Bent, Snah y Kenneth decidieron fue hacer un repasito a su extensa carrera discográfica para después interpretar alguna que otra pieza de su reciente creación.

No me voy a parar en detallar todos los temas que tocaron porque esa es una tarea imposible. Como suele ser costumbre en esta gente, no hubo prácticamente interrupciones entre un tema y otro, pues todo era parte del mismo discurso que fluía a una velocidad de vértigo, como una especie de orgía sonora expansiva…


A mi no me cuesta reconocer que soy de esos que se lo pasa pipa haciendo como que toca la guitarra (más concretamente el bajo, que ese es el instrumento que me mola), y por lo que se ve al compañero de la universidad le va lo de hacer de guitarrista, así que desde aquí le propongo que en el próximo concierto que veamos de Motorpsycho hagamos como ellos y... ¡demos espectáculo!

Ahí tenéis una prueba gráfica de Snah experimentando un viaje astral y flipando en colores
(¡a saber lo que llevaba la taza de la que bebía entre canción y canción!)

Aproximadamente durante las tres horas (no suelo estar mirando el reloj cuando me lo paso bien) que duró el concierto a los Motorpsycho se les vio más frescos que en la última ocasión, sin los problemas anteriores (la clavija de la guitarra que se le soltó a Snah, la baqueta que salió volando de Kenneth o el molesto exaltado que subió al escenario…) Además, se notaba que venían con ganas porque lo dieron todo, de principio a fin. Si hubiera dependido de ellos, unas cuantas canciones más sí que se habrían marcado, pero el local tenía a continuación otra serie de malditos compromisos y no hubo tiempo para bises…

De diez la actitud e intensidad de los noruegos.

Al finalizar el concierto, las caras del respetable (que tuvo un comportamiento y una implicación genial) se miraban unas a otras como extasiadas, desencajadas y en su mayoría reflejaban en su expresión lo siguiente: ‘¡Fuá chaval, qué pasote!’, porque eso es en realidad lo que fue…


En fin, que fue un auténtico placer verles en acción de nuevo, que me alegro que tocaran una de mis canciones favoritas “Year Zero” y que ya tengo ganas de que regresen con otro artefacto sónico de los suyos… ¿El año que viene tal vez?

7 comentarios:

  1. Observo que lo pasaste de lujo, estupendo reportaje el que te has marcado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. No les conozco, haber si se pasan por Bilbao y lo mismo me acerco a verlos, tu reseña me ha dejado con ganas de probar.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Los dientes largos tengo... Tengo ganas de su último disco. Estos tíos que conocí gracias a tí, son grandiosos.

    SAludos.

    ResponderEliminar
  4. Una crónica de las que le hacen lamentar a uno no haber estado allí.
    Nunca antes los había escuchado. Cañeros a tope. Pronfundizaré más. Me gustan.

    ResponderEliminar
  5. Tremendo concierto, aun no me lo puedo quitar de la cabeza. Mira, aquí dejé puesto el setlist tal y como lo recuerdo, por si te interesa: http://www.setlist.fm/setlist/motorpsycho/2012/sala-arena-madrid-spain-13df81ad.html

    Y sí, si a ti te gusta el air bass y a mí el air guitar, solo nos falta un air drum para tener el power trio completo, jajaja

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Tengo un amigo que los acompañó por toda la gira española y ya los vio 9 veces. Según él lo de Madrid fue muy grande pero lo que vimos en Vitoria lo superó. Casi una semana después todavía estoy asimilándolo, una barbaridad, el concierto del año!!

    ResponderEliminar
  7. Lur: me lo pasé como un peque en el Parque de Atracciones, igual:)

    Addison de Witt: son muy grandes. Es de las pocas bandas que siempre repito:)

    Freaky Boy Hood: el último tiene instrumentación clásica, Jazz... ¡Es un viaje alucinante como los de la vieja escuela!

    Jodidos: espero que cuando profundices te enganchen y no te suelten:)

    Juan Carlos: al próximo concierto nos buscamos a un baterista para hacer nuestro power-trio y.. ¡que tiemble Cream!XD

    Karlam: cuando me tocaron "Year Zero" vi el cielo tío. Es de esas bandas que pasa el tiempo y sigues disfrutándolo y pensando si fue cierto lo que se vio ¿verdad? En España tiene pinta que iban lanzados, que disfrutan tocando, así que imagínate lo que presenciará el público que les toque dentro de unas semanas... Esos no podrán dormir en su vidaXD

    ResponderEliminar

Siempre son bien recibidas las opiniones. Por favor, emplea el buen gusto, el respeto y el sentido del humor: